lunes, 21 de enero de 2013

Gracias hijo...

  Gracias por elegirme para venir a este mundo.

 Gracias por enseñarme a disfrutar de los días lentos.

 Gracias por hacer que después de tanto tiempo caminando deprisa me vuelva a parar para disfrutar del camino.

 Gracias por enseñarme a ser paciente.

 Gracias por llenar mis días de luz, de risas, de besos, de juegos, de abrazos, de caricias, de canciones, de bailes, de AMOR..

 Gracias por venir a mi en cuanto te imaginé por primera vez, tan rápido que fuiste casi una sorpresa.

 Gracias por hacer que nos enfrentemos a este mundo enfermo y a ese futuro incierto con positivismo y alegría.

 Gracias por venir para hacerme disfrutar de esta maternidad empoderada, por devolverme a mis instintos mamíferos convirtiéndome en una leona que con su cuerpo alimenta, cobija, mece, duerme, protege, da calor y consuelo.

 Gracias por liberarme de sentimientos de culpa, de heridas que eran tan viejas y profundas.

 Gracias hijo por ser mi maestro.

8 comentarios:

  1. Que palabras tan bonitas Ana.. ¡¡me has emocionado!!

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras están llenas de profundo agradecimiento y grandes sentimientos.Hermoso. Todo eso y mas nos aportan nuestros hijos ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Precioso!!! La de cosas que nos enseñan nuestros hijos, la verdad es que nos transforman!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito, me encanta, lo suscribo palabra a palabra. Yo sobre todo le doy gracias por elegirme, por escogerme como mamá. Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito Ana! Y qué cierto! Es increíble cómo nuestros hijos nos dan la oportunidad de "volver a nacer" y ser infinitamente felices.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que muchas veces olvidamos que debemos dar las gracias a nuestro/s hijo/s por estar con nosotras. Bonitas palabras.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Ana. Se me han saltado dos lagrimones. Le encantara leer estos sentimientos a Javi cuando sea mayor.
    Pocas son las veces q les agradecemos, hoy tu post me ha ayudado a reflexionar.
    Besos.

    ResponderEliminar